Nuestro CFT PUCV Sede La Ligua, a través de su Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE), gestionó un convenio con el Centro de la Mujer de La Ligua para atender casos de estudiantes de nuestro Centro en situación de vulnerabilidad por maltrato físico y psicológico. Con esta colaboración, el Centro de la Mujer prestará apoyo en las derivaciones de las estudiantes y se podrá abordar temáticas preventivas en caso de violencia intrafamiliar.

 Columna de Opinión

Centro de la Mujer de La Ligua

Violencia contra las Mujeres en tiempos de crisis…

Como es de conocimiento público estamos viviendo una crisis por la pandemia del COVID-19 en donde tenemos que permanecer confinadas/os en nuestros hogares a modo de cuarentena para prevenir el contagio de la población, pero lamentablemente cada día que pasa se prolonga e intensifica el aumento de nuevos casos de contagio y además se visualiza el aumento de la Violencia Contra las Mujeres como consecuencia del encierro producto de la pandemia. A través de los medios de comunicación hemos visto como se  incrementa el número  de denuncias y llamados a los fonos de orientación y apoyo que está ofreciendo el Ministerio de la Mujer y equidad de género junto al SERNAMEG  para ayudar a las mujeres víctimas que en medio de la cuarentena se han visto obligadas a convivir o pasar mayor tiempo con sus agresores. Frente dicha contingencia sanitaria, el Centro de la Mujer La Ligua junto al Programa de Prevención hacen un llamado a todas las mujeres y también a la población juvenil a prevenir y detectar la Violencia contra las Mujeres ya que es una tarea de todos y todas.

En relación a la temática de violencia en contra de las mujeres es necesario mencionar como instancia de atención al Dispositivo con el cual contamos en la Provincia de Petorca.

El centro de la Mujer La Ligua se insertó en la provincia de Petorca a partir del año 2008 en adelante y se ha convertido en un referente en temáticas de Violencia hacia las Mujeres en el territorio, generando un trabajo integral en las atenciones a mujeres que fueron o son víctimas de VCM como la prevención de la misma. El Centro de Mujer ha focalizado su atención a mujeres  víctimas de violencia en el contexto de pareja (cónyuge o ex cónyuge, conviviente o ex conviviente), mayores de 18 años de edad  a excepción de las adolescentes o jóvenes menores de 18 años que tienen un hijo en común con el agresor. Dichas atenciones son generadas a través de la demanda espontánea de las propias mujeres  y/o por derivaciones que la red realiza hacia el dispositivo.

En la actualidad y pese a la alerta sanitaria las orientaciones y atenciones hacia las mujeres se ha mantenido, las mujeres han recibido atención psicosocial y jurídica, no de una manera presencial sino que a través de atención remota, con el fin de resguardar la salud tanto las mujeres como de sus familias. Para mayor información el CDM La Ligua habilitó un número celular de Contacto:       9-97316037, el cual recibe llamados en horario de lunes a viernes de 9:00 a 17:00 al igual de disponer el correo institucional al servicio de la comunidad centrodelamujerpetorca@gmail.com, al cual se puede escribir para hacer consultas y recibir orientación.

En lo que se establece a la intervención propiamente tal por parte de las profesionales del centro, se puede mencionar que cada profesional se contacta con las mujeres tanto de las que ya permanecían  en intervención como de los nuevos casos y derivaciones.

En cuanto al Programa de Prevención, el cual ha orientado su trabajo al fortalecimiento del rol preventivo en materia de Violencia contra las Mujeres en jóvenes hombres y mujeres de 14 a 29 años y agentes estratégicos que trabajan con jóvenes, que promuevan el Derecho de las Mujeres a una vida libre de violencia.

Es importante distinguir que la prevención de la violencia contra las mujeres debe comenzar desde muy temprana edad considerándose como una intervención que se debe producir antes de que la violencia ocurra. Reforzando claramente el trabajo con la población juvenil, en donde los y las jóvenes cuestionan e identifican las distintas formas de VCM, sus manifestaciones, espacios y contextos. Es por eso que las acciones de prevención constituyen una dimensión fundamental para el desarrollo de acciones socioeducativas “antes de que ocurra la problemática”.

A través de imágenes con mensajes comunicacionales tales como; “Quien te ama no te revisa el celular”… “Quien te ama no te controla las amistades”… “Quien te ama no te pide las claves de tus redes sociales”. Son algunas frases que buscan dar a conocer distintas situaciones cotidianas por las que atraviesan muchas jóvenes en sus relaciones de pololeo, las cuales son manifestaciones de violencia o que pueden dar indicios de una relación poco sana.

Hoy el Programa de Prevención frente a la situación de alerta sanitaria, se encuentra reformulándose y trabajando solo desde las acciones de Difusión y Coordinación Intersectorial, ya que es imposible reunir a personas de forma masiva para realizar capacitaciones o sensibilizaciones.  Por ahora es importante difundir acciones concretas de apoyo y contención para las mujeres, por lo cual es importante recalcar el fono de orientación en VCM 1455, gratuito, seguro y de atención continua.  A la vez se han difundido a través de recursos audiovisuales videos comunicacionales e imágenes para promocionar fonos y estrategias  de ayuda a víctimas de VCM, con el fin de identificar signos de violencia y desde la Coordinación Intersectorial se están reactivando las redes de derivación y promoción con el propósito de que las y los actores intermedios comprendan el impacto de la violencia y puedan  generar mayor conciencia en la comunidad, activando el circuito de las redes comunales, de esta forma estaríamos propagando la información frente a situaciones de violencia.

Sin embardo es necesario ir más allá  y visualizar  los orígenes de la violencia hacia las mujeres, sus causas estructurales y estereotipos, A partir el encierro en casa y como consecuencia de la pandemia es lamentable observar como aumenta la violencia, por lo cual es primordial conocer la problemática de la violencia contra las mujeres, sus causas y como afecta a las mujeres.  Para comprender y entender tenemos que tener claro que “la naturalización de las violencias contra las mujeres en nuestro país es el problema principal”, la cual está sustentada en la socialización de sistemas de género marcadamente diferenciados que legitiman relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres. Estas desigualdades se construyen socioculturalmente sobre rígidas creencias, estereotipos, prejuicios y roles de género, donde las mujeres tienen una posición de inferioridad y subordinación.

Así, esas bases estructurales y socioculturales son la causa subyacente y común a las diversas manifestaciones de violencia contra las mujeres: violencia física, psicológica, sexual, simbólica, institucional, ambiental, obstétrica, económica, etc., siendo el femicidio su expresión más brutal.

La naturalización de esas violencias contra las mujeres favorece su persistencia transversal al conjunto de la sociedad, afectando directamente a toda la población de nuestro país y en especial a los y las jóvenes, ya que la violencia se aprende y reproduce a través de los mitos que son traspasados como verdades de una generación a otra.

Así el Programa de prevención se dirige a la transformación sociocultural de los estereotipos de género como problema público, social y cultural; ampliando la mirada a las diferentes manifestaciones de violencia, diversidad de contextos y los espacios, entendiendo que la socialización de sistemas de género marcadamente diferenciados legitiman las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres.

 

Elizabeth Gómez Contreras
Encargada Territorial de Prevención en Violencia Contra la Mujer
Centro de la Mujer de La Ligua